lunes, 25 de marzo de 2013

Cesta de ostras


Aunque sea española de sangre y alma, he nacido en el Sur de Francia y allí he vivido más de 20 años. De allí también es de dónde me viene la adoración por las ostras. ¡¡Me encantan!! Esta cesta llena de ostras (unos 5 kg), fue lo que comimos en familia en la cena de Nochebuena típica francesa (un entrante que no puede faltar en un menú de Navidad en mi familia!!!).

La cesta la aproveché para darle una buena utilidad:  un revistero. Algo muy sencillo, pero que me viene muy bien. Pintada de blanco y decorada con una simples flores, el resultado es bonito y práctico.